Somos cuatro mujeres Fases de la menstruación y sus energías asociadas

Somos cuatro mujeres Fases de la menstruación y sus energías asociadassomos 4 mujeres

El ciclo menstrual es un ciclo natural creativo. Biológicamente, el ciclo menstrual está hecho para dar vida, es por esto que el cuerpo de la mujer luna a luna va acumulando energía que será sustento para poder nutrir y cobijar a lo que se está creando. Si esta energía creativa es fecundada, ya sea por una hija-idea o un espermatozoide, puede dar paso a grandes cosas para luego diluirse en la llegada de la menstruación que permite el comienzo de un nuevo ciclo. Es el ciclo Vida/Muerte/Vida, el cuenco se vacía para dar paso a lo nuevo. Cuando pensamos en la menstruación solemos quedarnos con lo obvio, la menstruación como proceso biológico para gestar bebés. Pero más allá de la reproducción, también podemos gestar ideas y proyectos que serán alimentados por nuestra energía menstrual.

Para lograr esto primero debemos conectarnos con esa energía, reconocerla y saber cómo se mueve en nuestro cuerpo para poder tomar ventaja de ese movimiento natural y usarlo para lo que queramos crear en nuestra vida. Para esto, Miranda Gray en su libro Luna Roja nos presenta unos arquetipos que están conectados a cada fase de nuestro ciclo menstrual.

Empezando por la fase pre-ovulatoria, que comienza justo después que termina la menstruación, o durante los últimos días del sangrado nos conectamos con la energía de la doncella. Una mujer joven, activa, con claridad mental, organizada, sociable,  ambiciosa, confianza en sí misma. Imaginen a una mujer joven, llena de energías y ganas de hacer cosas, curiosa, activa y dispuesta a probar cosas nuevas. Aprender a reconocer a la doncella nos ayuda a usar este momento del ciclo menstrual para hacer las cosas necesarias, importantes y quizás un poco fastidiosas, ya que estamos más dispuestas,  activas y rendimos más. De la misma forma, si queremos reunirnos con alguien para un proyecto, esta fase es la más recomendada, porque nuestra mente está más activa y clara para comunicar nuestras ideas.

Siguiendo la línea de la vida, luego de la doncella está la madre que se manifiesta con la ovulación. La madre está asociada al nutrir, a la fuerza estable que sostiene y guía, al balance. Para el proyecto que estás gestando, esta fase lo alimentará muchísimo ideando planes para mejorarlo o sostenerlo. La energía que veníamos sintiendo, se mantiene pero al llegar a esta etapa adquiere solidez y nos ayuda a concretar. Ya estamos más claras lo que nos ayuda a administrar nuestro tiempo y energía más eficientemente. Si tu idea o proyecto personal  está relacionado con ayudar a otros esta fase te será muy productiva ya que el servicio abnegado de la madre entrará a darle mayor impulso. Si estás en conflicto con alguien, o hay asuntos que se deben resolver, esta etapa es buena para escuchar las necesidades de los demás y mostrarnos interesadas en ayudarles.

Una vez que la fertilidad va menguando nos vamos adentrando poco a poco en el arquetipo de la hechicera en la etapa pre-menstrual. Esta es mi etapa favorita del ciclo, aunque es la más compleja de canalizar. La hechicera es una mujer madura, voluptuosa, sensual y sumamente creativa. Si lo vemos desde la biología, el óvulo no fecundado ya se insertó en el endometrio y el cuerpo se está preparando física y psicológicamente para la menstruación, por lo que la energía acumulada durante este ciclo está ahora disponible para que la usemos para lo que deseemos. Sentiremos una explosión creativa a medida que  nos vamos adentrando poco a poco en las aguas más profundas de la psique y acercándonos al momento de menstruar. En esta etapa empezamos a ver y entender las cosas más profundamente. Nuestra intuición se potencia y tenemos más momentos de comprensión, aunque nos cueste poner este nuevo entendimiento en palabras. Nos acercamos a la emoción y nos alejamos del intelecto. (No se preocupen, todo lo que están sintiendo en esta etapa podrá cobrar coherencia durante la etapa preovulatoria) Ahora es sólo sentir, sin explicar tanto el por qué. Es un momento ideal para evaluar el proyecto en el que estamos trabajando, las incomodidades se sienten más y podemos ir señalando lo que nos molesta para usar la energía de la doncella para trabajarlas. Si nuestro proyecto es creativo, (pintar, escribir, etc) este será el momento en el que la creatividad fluirá mejor. También nos vamos ralentizando, la energía va bajando poco a poco así que no hacemos tantas cosas durante el día como quisiéramos, por lo que hay que darle prioridad a lo importante y aprovechar la energía creativa para acelerar el proceso.

Finalmente, llega la etapa menstrual como una liberación de toda esa energía. Si aprovechamos la energía de las fases anteriores, podemos dedicarnos estos días a descansar con la confianza de que usamos la energía lo mejor que pudimos. La tranquilidad que podemos sentir en estos días nos ayudará a evaluar y reflexionar sobre cómo va nuestro proyecto. Esta fase es de introspección, de evaluación y de plantearnos nuevas metas para el próximo ciclo. Evaluar qué cosa queremos mejorar y cuales queremos dejar ir. Es un buen momento para hacer limpieza de aquello que ya la hechicera nos señaló como innecesario y dejarlos fluir así como fluye nuestro sangrado.

Cada etapa se presenta sutilmente como el fluir del agua. El ciclo de la Vida/Muerte/Vida es indetenible y se genera a sí mismo cada vez. Entender a la menstruación como parte de este ciclo y seguir su flujo en cada uno de los cuatro arquetipo nos ayuda a tener una experiencia menstrual con propósito porque aprendemos a usar esta energía que está disponible luna a luna para llevar a cabo los proyectos que nos planteamos y darle vida a nuestras hijas-ideas. Lo único que necesitamos para llevar esto a cabo es un poco de observación y escucha empática hacia nosotras mismas lo que finalmente nos conducirá a una relación más armoniosa con nosotras mismas.

Fuente; https://mujereshechasamano.wordpress.com