Cerezas, la golosina antioxidante del verano

Su sabor, textura y estética les hace parecer un dulce capricho, pero lejos de engordar lo cierto es que son ideales para el picoteo sano, gracias a su carácter antioxidante y detox.

Una mujer, con una cesta llena de cerezas.

Aunque las cerezas son ricas en carbohidratos (sobre todo fructosa) aportan una cantidad moderada de calorías (58,3 Kcal. por cada 100 gramos) y ayudan a disminuir la concentración de glucosa en sangre gracias a los antocianos que contiene.

Precisamente ese contenido en antocianos (flavonoides), que le da ese color tan característico y el ácido elágico que contiene supone una gran ayuda para combatir el exceso de radicales libres, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además, ayudan a combatir la hiperuricemia (ácido úrico-gota) y otras patologías como la artritis, gracias a sus hidroxicinamatos (compuestos fenólicos como los que contienen algunos vinos), que son antiinflamatorios y depurativos.

Su aporte de vitaminas del grupo B y el hecho de que contegna triptófano, serotonina y melatonina las convierte en perlas para alimentar el cerebro, pues favorecen la síntesis de ciertos neuromediadores, responsables de la conducta alimentaria, los procesos de memorización y de rendimiento intelectual, la regulación del sueño, el estado de ánimo y la sincronización de los “relojes internos”.

Son una excelente fuente de betacaroteno (provitamina A), que disminuye el riesgo de crisis cardíaca, aumenta la eficiencia del sistema inmunitario y se emplea como protector frente a la radiación ultravioleta. Contienen casi 20 veces más betacaroteno que las fresas o los arándanos.

Su contenido en Vitamina C y sus antocianinas hace que mantengan la piel, cabello y uñas fuertes para luchar contra los efectos dañinos de la radiación solar y el envejecimiento celular.

También son una buena opción para aquellas mujeres que prevén quedarse embarazadas, pues son ricas en ácido fólico, lo que ayuda a asegurar el desarrollo neuronal del bebé.

Las cerezas tienen un nivel alto de melatonina, de hecho son uno de los únicos alimentos que tienen una fuente tan alta de forma natural. Algunos nutricionistas recomiendan comer cerezas aproximadamente una hora antes de acostarse, para que la melatonina se libere y ayude al cerebro a prepararse para el sueño.

Y como guinda del pastel (nunca mejor dicho) cabe destacar que, tal como explica Marisol Guisasola en el blog Adelgazar Sabiendo, mejoran la vida sexual pues los antocianos reducen el riesgo de disfunción eréctil en los hombres y mejoran la respuesta sexual en hombres y mujeres.

Tus decisiones hacen la diferencia. Hoy tú eliges crecer y potenciar el crecimiento de otros. En tus manos está el camino de la vida.

Despertar tu propósito, sólo depende de ti.

¿Aceptas?

Cremas y sopas détox para incluir en tus comidas

Nos encantan los batidos détox, pero vamos a hacer un dos en uno y añadiremos a nuestros primeros platos estos beneficios detoxificantes.

Tres bowls con crema de brócoli.

Nadie nos tiene que convencer ya de hacernos de vez en cuanto un batido detox o hacer una dieta detox que te permita resetear tu organismo. Lo que nos queda ahora es no cumplirlo sólo de vez en cuando sino tratar de que nuestras comidas tengan esos beneficios detox y no depender de los smoothies.

Prueba a hacer que tus cremas y sopas tengan las características que toda receta detox necesita. En este tipo de recetas tienes 4 tipos de alimentos que mezclar y a partir de ahí ser originales con las cantidades: Verduras, raíces, frutas y semillas. Sabemos que conoces ya todos los beneficios de estas recetas que cada vez se publican más pero tienes que tener en cuenta tres factores para que tu batido, jugo o crema sean realmente detoxificantes:

  1. Utiliza alimentos verdes entre sus ingredientes por la clorofila que ayuda al transporte de oxígeno a las células y les da más energía.
  2. Los porcentajes de crudo y cocinado: al menos un 80% de la receta tiene que utilizar los alimentos crudos para que ayuden a las células a regenerarse y crecer fuertes y sanas. Si estás empezando puedes empezar con un porcentaje del 60% e ir subiéndolo.
  3. Y el factor más importante es que debe estar triturado o batido ya que esta forma de ingerir los alimentos agiliza la entrega de nutrientes esenciales a tu torrente sanguíneo.

Te ofrecemos tres ejemplos de recetas que son primeros platos para tu menú y beneficiarte así de las propiedades detox sin darte cuenta:

Crema de verduras detox

Ingredientes (para una persona):

  • Medio aguacate
  • 1 puñado de espinacas
  • 1 plátano pequeño
  • 1 puñado de judías edamame
  • 1 cucharadita de almendras y nueces
  • Un chorrito de zumo de limón fresco
  • La cantidas que queramos para dar consistencia de leche de almendras casera
  • Frutos rojos.

Preparación:

  1. Poner todos los ingredientes excepto los dos últimos en la batidora y batir hasta obtener una masa uniforme.
  2. Vamos añadiendo la leche hasta que tenga la consistencia que queramos.
  3. Decorar con los frutos rojos.

Sopa de brócoli con almendras

Ingredientes (para dos personas):

  • 1 cabeza de brócoli
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de mantequilla de almendras
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 240ml Caldo de verduras
  • Almendras para decorar.

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200ºC
  2. Cubre una bandeja plana con papel de horno antiadherente y esparce en ella el brócoli, la cebolla y el ajo. Hornea unos 20 hasta que los ingredientes están tiernos.
  3. Pon las verduras asadas en la licuadora con el caldo, 240ml de agua caliente, la mantequilla de almendra y el aceite.
  4. Tritura hasta que consigas una masa homogénea con las consistencia que consideres.
  5. Decora con las almendras

Miso de zanahorias con sésamo y puerros

Ingredientes:

  • 4 zanahorias medianas peladas
  • 2 puerros
  • 400gr de frijoles negros
  • 2 cucharadas de pasta de mismo blanco dulce
  • 2 cucharadas de mirin
  • 2 cucharadas de salsa tamari
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • Una pizca de sal del Himalaya
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo

Preparación:

  1. Cocina ligeramente al vapor las zanahorias y los puerros cortados en rodajas hasta que estén al dente.
  2. Luego ponlos en un bowl y mézclalos con los frijoles, la pasta de miso, el mirin y la salsa tamari.
  3. Rocíalo con el aceite de sésamo y sazona con la sal.
  4. Espolvorea con las semillas de sésamo antes de servir.

Tus decisiones hacen la diferencia. Hoy tú eliges crecer y potenciar el crecimiento de otros. En tus manos está el camino de la vida.

Despertar tu propósito, sólo depende de ti.

¿Aceptas?

Las vitaminas imprescindibles para cuidar tu piel en verano

Te contamos los alimentos que debes incluir en tu menú veraniego para darle un extra de antiaging

Varias jóvenes, tomando el sol.

Ese viejo dicho de “Hay que tomarse rápido el zumo de naranja porque las vitaminas se pierden”, no es del todo exacto, pero lo cierto es que no va tan mal encaminado, ya que en concreto la vitamina C puede llegar a estropearse (que no desaparecer) si exponemos el zumo a altas temperaturas. Así, lo ideal para conservar todas las propiedades es taparlo con papel film y alejarlo de la luz; el frigorífico es su lugar ideal.

El zumo de naranaja es un clásico del desayuno que tiene especial importancia con la llegada del verano, en la que nuestra piel se ve más expuesta a los rayos solares y otros agentes externos como el aire acondicionado, también culpables de problemas de piel como la irritación, sequedad, pérdida de flexibilidad y manchas.

¿Cuál es el abecedario de vitaminas básico para superar el verano evitando los signos prematuros de la edad? Según los expertos en nutrición de Kaiku Sin Lactosa, estas son las que debemos incluir siempre que podamos en nuestros menús de verano:

Vitamina A. Ayuda al cuerpo a recuperarse después de una exposición solar fuerte y controla las posibles manchas en la piel. Existen ingredientes anti-aging que contienen esta vitamina, con lo que una dieta en la que se incorporen alimentos conocidos por su alto contenido ella, ayudará a evitar el envejecimiento prematuro y reparar las células dañadas por el sol.

¿Dónde encuentro la vitamina A?

  • Podemos encontrar esta vitamina en los vegetales de hojas verdes, como el kale, y otros como el kiwi, las fresas o los pimientos amarillos.

Vitamina B. Es otra gran aliada para el verano, gracias a su poder hidratante y reparador de la piel. Ayuda a reducir el acné y evita el enrojecimiento e irritación de la piel que se produce cuando nos hemos quemado.

¿Dónde encuentro la vitamina B?

  • Los alimentos en los que podemos encontrar esta vitamina son los lácteos. Estos mantienen la piel hidratada y equilibrada. En su versión sin lactosa, además, aligeran las digestiones.

Vitamina C. El básico del verano. La denominada vitamina del Sol ayuda a preparar al cuerpo fisiológicamente a las temperaturas muy altas, previniendo de esta forma los golpes de calor o exceso de sudoración. Ayuda a mantener la temperatura corporal a raya y su poder antioxidante favorece la producción de colágeno, protegiendo la piel del daño solar y los efectos de los rayos UVA.

¿Dónde encuentro la vitamina C?

  • No solo las naranjas son una gran fuente de vitamina C, también el perejil, el pimiento rojo o la papaya hacen la misma función.

Vitamina D. Un imprescindible para la piel. Ayuda a que se mantenga fuerte y evita su envejecimiento. Una piel tersa tiene menos arrugas. Hay que tener en cuenta además que no tomar el sol (por supuesto siempre con protección) también es perjudicial, y puede llevar a un riesgo de deficiencia de esta vitamina tan importante.

¿Dónde encontrar la vitamina D?

  • La encontrarás en los pescados como las sardinas o el atún, que contienen gran cantidad de esta vitamina, al igual que los huevos.

Vitamina E. Juega un papel muy importante, sobre todo al combinarla con la vitamina C. Sus efectos antioxidantes tienen beneficios que ayudan a proteger la piel de la exposición solar, tanto antes como después de tomar el sol. Además, funciona como un antihistamínico natural, reduciendo los efectos del asma y las alergias que suelen llegar con el buen tiempo. Hace un efecto barrera que previene protege de los radicales libres, principales agentes del envejecimiento.

¿Dónde encontrar la vitamina E?

  • La encontrarás en el tofu, las nueces y las espinacas están cargadas de vitamina E, además de las carnes como la de cerdo o de oveja, y los pescados grasos como el salmón.

Tus decisiones hacen la diferencia. Hoy tú eliges crecer y potenciar el crecimiento de otros. En tus manos está el camino de la vida.

Despertar tu propósito, sólo depende de ti.

¿Aceptas?

Los superalimentos que te ayudarán con los excesos del verano

Su carácter antioxidante, antiaging y energizante reducirán el impacto de los cambios de hábitos sobre tu cuerpo y tu piel.

Varias cucharas de madera, con alimentos.

La vuelta a la rutina tras las vacaciones supone un esfuerzo a nivel mental, pero también a físico. La falta de actividad durante periodos largos hace que perdamos agilidad y energía, lo que explica por qué tenemos la sensación de que todo nos cuesta el doble de esfuerzo una vez que retomamos el día a día. A esto hay que sumar el efecto que sobre nuestra piel y nuestro cuerpo han dejado los excesos veraniegos como las comidas copiosas, el cambio de horarios, el consumo de alcohol y las exposiciones continuadas al sol: kilos de más y signos de envejecimiento como piel apagada y algo acartonada.

Para recuperar la salud de la piel, potenciar tu energía y olvidar esos kilos de más los expertos aconsejan volver a los buenos hábitos que ayuden a frenar la inflamación y la oxidación celular y ayudarte de alimentos antiaging antioxidantes. «Cada comida debe incluir proteínas de alta calidad, carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas saludables. Siempre se debe consumir en primer lugar las proteínas para, así, ayudar al proceso de digestión y evitar una respuesta glicémica. A continuación, las fibras y, por último, los carbohidratos complejos. Se deben evitar los refrescos light los zumos envasados, el azúcar, el café y por supuesto, el alcohol y el tabaco y sustituirlos por nueve vasos de agua mineral al días y té verde. Además de media hora de ejercicio físico diario para mantener una buena salud y vitalidad», explica explica Raquel Gonzalez, training manager de Perricone MD.

Tus mejores 10 aliados

La base de esta dieta son cuatro grupos de nutrientes antiaging que son clave y que contienen estos 10 superalimentos con carácter antiinflamatorio, pro-tensor, antioxidantes y anti-retención.

  • Salmón salvaje. Contiene DMAE, Axantina y Ácidos Grasos. Esta complejo hace de él el perfecto alimento anti-edad. El DMAE aporta efecto lifting y un aspecto más esculpido, mientras que los demás mejoran la luminosidad, firmeza y apariencia dérmica.
  • Aceite de oliva virgen extra. Posee ácido oleico, polifenoles y hidroxitirosol, un protector antioxidante que sólo se encuentra en esta clase de aceite de oliva y no en otros más prensados.
  • Las frutas y verduras. Especialmente verdes, por su contenido en clorofila, que es antinflamatoria. Aparte, son potentes antioxidantes y ricos en calcio y magnesio, que frenan el envejecimiento.
  • Fresas y frutos rojos. Potentes antioxidantes con bajo contenido glicémico son claves para conseguir un rostro más joven y lleno de vitalidad. Además, ayudan a reducir la grasa corporal acumulada, que normalmente se ‘fija’ a través de alimentos con un índice glicémico superior a 50
  • Lácteos naturales orgánicos, sin edulcorantes y bajos en sal. Entre los dos más recomendados se encuentran el yogur natural orgánico (sin azúcar ni edulcorantes añadidos) y el kéfir. Ambos contienen importantes bacterias para la salud intestinal y mejoran la digestión.
  • Avena en copos. Rica en fibras, grasas monoinsaturadas y proteínas, ayuda a controlar el colesterol y la presión arterial, además de mejorar el sistema digestivo, regular el azúcar en sangre y proteger el organismo contra el cáncer.
  • Plantas aromáticas y especias. Además de dar sabor a las comidas, tienen propiedades antiaging, como la cúrcuma: antiinflamatoria y neuroprotectora. La salsa de tabasco es otra de las opciones admitidas, ya que su proceso de preparación conserva las propiedades de la capsaicina, un poderoso antioxidante contenido en gran proporción en los chiles.
  • Té verde. Es una de las bebidas clave de la dieta antiaging. No solo tiene un alto contenido antioxidante que estimulan el metabolismo, sino que también contribuye a impedir la absorción de grasas perjudiciales.
  • Agua mineral. El mejor aliado, ya que la deshidratación dificulta la metabolización de las grasas y, por lo tanto, impedirá que el organismo elimine los residuos, además de fomentar el desarrollo de los compuestos inflamatorios.
  • Cúrcuma. Es antinflamatoria y neuro-protectora, permitiendo lucir una piel más fuerte y joven al ‘recordarle’ cómo mantenerse joven.
  • Cacao puro. Potente antioxidante que evita el ataque de los radicales libres y, gracias a su alto contenido en magnesio, regula los niveles de azúcar, ayuda a ‘fijar’ el calcio, controla la flora intestinal y protege el sistema cardiovascular.

5 errores comunes que debes evitar si quieres cuidar la línea en verano

En vacaciones multiplicamos las citas en las que la comida y la bebida son protagonistas. Así que lo habitual a la vuelta es traernos algún kilo de más. Pero con estos consejos conseguirás mantenerte en forma.

Uno de los errores que cometemos es hincharnos a fruta, pero ¡ojo! no conviene comer más de 4 o 5 raciones al día por su alto contenido en azúcares.

Helados, cervezas, tapeo, cócteles… El verano está lleno de tentaciones en forma de comida y bebida. Tentaciones que suman y suman calorías, y acaban con nuestro peso ideal. Ese que hemos conseguido a base de un gran esfuerzo durante todo el año. ¿Te suena?

Pues para que este verano consigas cuidar la línea te ofrecemos los consejos del nutricionista del hotel Barceló Montecastillo, Alejandro Cánovas. Consejos que te ayudarán a evitar errores, que seguro cometes, y que sin darte cuenta, hacen que sumes calorías, y al final del verano, kilos de más.

  1. Confundir sed con hambre: en verano nos deshidratamos con mucha más facilidad y más del 30% de las personas cometen el error de confundir la sed con hambre, ¿cómo diferenciarlo? Es muy sencillo: “bebe un vaso grande de agua y espera cinco minutos, si la sensación vuelve escoge un snack saludable como las nueces. La mayoría de las veces de trata de una mezcla de ambas sensaciones”, afirma el nutricionista.
  2. Barra libre de fruta: sí, pero no descontroladamente. No hay que olvidar que contiene azúcares, por lo que no se recomienda comer más de 4 o 5 piezas al día. “Lo ideal es consumir cuatro piezas: dos en el desayuno, una a media mañana y otra después de comer”, apunta Alejandro.
  3. Refrescos light como bebida social: este tipo de bebidas reducen el aporte de calorías, pero hay que dejar de pensar que por tomarlas nos estamos cuidando ya que “no hacen una contribución nutricional positiva al organismo, y además, hinchan el estómago”. Según Cánovas, “es mucho más beneficioso inclinarse por bebidas como el zumo de tomate, que tiene muy pocas calorías y aporta nutrientes”. Aquí tienes algunos zumos detox.
  4. Saltarse la cena: haber picado algo a media tarde no debería implicar saltarse una comida principal como es la cena, “aunque sí hay que adaptarla, reduciendo proporcionalmente el grupo de alimentos que se haya tomado durante el picoteo”, explica el nutricionista de Barceló Montecastillo. .
  5. Si lleva lechuga no engorda: llamar ensalada a cualquier comida que incluya lechuga no reduce automáticamente su aporte calórico. Según Cánovas “debemos tener cuidado con ingredientes como el queso de cabra, el exceso de frutos secos, los crutones de pan o las salsas, ya que convierten las ensaladas en platos hipercalóricos”