Los superalimentos que te ayudarán con los excesos del verano

Su carácter antioxidante, antiaging y energizante reducirán el impacto de los cambios de hábitos sobre tu cuerpo y tu piel.

Varias cucharas de madera, con alimentos.

La vuelta a la rutina tras las vacaciones supone un esfuerzo a nivel mental, pero también a físico. La falta de actividad durante periodos largos hace que perdamos agilidad y energía, lo que explica por qué tenemos la sensación de que todo nos cuesta el doble de esfuerzo una vez que retomamos el día a día. A esto hay que sumar el efecto que sobre nuestra piel y nuestro cuerpo han dejado los excesos veraniegos como las comidas copiosas, el cambio de horarios, el consumo de alcohol y las exposiciones continuadas al sol: kilos de más y signos de envejecimiento como piel apagada y algo acartonada.

Para recuperar la salud de la piel, potenciar tu energía y olvidar esos kilos de más los expertos aconsejan volver a los buenos hábitos que ayuden a frenar la inflamación y la oxidación celular y ayudarte de alimentos antiaging antioxidantes. «Cada comida debe incluir proteínas de alta calidad, carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas saludables. Siempre se debe consumir en primer lugar las proteínas para, así, ayudar al proceso de digestión y evitar una respuesta glicémica. A continuación, las fibras y, por último, los carbohidratos complejos. Se deben evitar los refrescos light los zumos envasados, el azúcar, el café y por supuesto, el alcohol y el tabaco y sustituirlos por nueve vasos de agua mineral al días y té verde. Además de media hora de ejercicio físico diario para mantener una buena salud y vitalidad», explica explica Raquel Gonzalez, training manager de Perricone MD.

Tus mejores 10 aliados

La base de esta dieta son cuatro grupos de nutrientes antiaging que son clave y que contienen estos 10 superalimentos con carácter antiinflamatorio, pro-tensor, antioxidantes y anti-retención.

  • Salmón salvaje. Contiene DMAE, Axantina y Ácidos Grasos. Esta complejo hace de él el perfecto alimento anti-edad. El DMAE aporta efecto lifting y un aspecto más esculpido, mientras que los demás mejoran la luminosidad, firmeza y apariencia dérmica.
  • Aceite de oliva virgen extra. Posee ácido oleico, polifenoles y hidroxitirosol, un protector antioxidante que sólo se encuentra en esta clase de aceite de oliva y no en otros más prensados.
  • Las frutas y verduras. Especialmente verdes, por su contenido en clorofila, que es antinflamatoria. Aparte, son potentes antioxidantes y ricos en calcio y magnesio, que frenan el envejecimiento.
  • Fresas y frutos rojos. Potentes antioxidantes con bajo contenido glicémico son claves para conseguir un rostro más joven y lleno de vitalidad. Además, ayudan a reducir la grasa corporal acumulada, que normalmente se ‘fija’ a través de alimentos con un índice glicémico superior a 50
  • Lácteos naturales orgánicos, sin edulcorantes y bajos en sal. Entre los dos más recomendados se encuentran el yogur natural orgánico (sin azúcar ni edulcorantes añadidos) y el kéfir. Ambos contienen importantes bacterias para la salud intestinal y mejoran la digestión.
  • Avena en copos. Rica en fibras, grasas monoinsaturadas y proteínas, ayuda a controlar el colesterol y la presión arterial, además de mejorar el sistema digestivo, regular el azúcar en sangre y proteger el organismo contra el cáncer.
  • Plantas aromáticas y especias. Además de dar sabor a las comidas, tienen propiedades antiaging, como la cúrcuma: antiinflamatoria y neuroprotectora. La salsa de tabasco es otra de las opciones admitidas, ya que su proceso de preparación conserva las propiedades de la capsaicina, un poderoso antioxidante contenido en gran proporción en los chiles.
  • Té verde. Es una de las bebidas clave de la dieta antiaging. No solo tiene un alto contenido antioxidante que estimulan el metabolismo, sino que también contribuye a impedir la absorción de grasas perjudiciales.
  • Agua mineral. El mejor aliado, ya que la deshidratación dificulta la metabolización de las grasas y, por lo tanto, impedirá que el organismo elimine los residuos, además de fomentar el desarrollo de los compuestos inflamatorios.
  • Cúrcuma. Es antinflamatoria y neuro-protectora, permitiendo lucir una piel más fuerte y joven al ‘recordarle’ cómo mantenerse joven.
  • Cacao puro. Potente antioxidante que evita el ataque de los radicales libres y, gracias a su alto contenido en magnesio, regula los niveles de azúcar, ayuda a ‘fijar’ el calcio, controla la flora intestinal y protege el sistema cardiovascular.

14 alimentos detox para depurar tu cuerpo de los excesos

Los alimentos detox y depurativos ayudarán a tu cuerpo a eliminar toxinas y recuperarte de los excesos.

La piña, uno de los alimentos con propiedades depurativas.

1. Piña. Es diurética, mejora la circulación linfática y combate la celulitis. Destaca por su alto contenido en cobre y manganeso, minerales importantes en el proceso depurativo. Es mejor natural que envasada. Prueba también a incluirla en las ensaladas o como guarnición de algunos platos.

2. Limón. Ayuda a eliminar toxinas y bacterias y a mantener un PH saludable en el cuerpo. Puedes incluirlo en tu dieta como aliño de ensaladas o tomar limón exprimido por la mañana en una taza de agua templada. Tras varios días haciéndolo, el efecto te sorprenderá.

3. Alcachofa. Es depurativa y ayuda a limpiar el hígado gracias a sus ácidos, sus vitaminas y sus enzimas. Además, es un alimento cuya preparación es sencilla. Puedes prepararla salteada, con taquitos de jamón o con almejas, con un chorrito de limón y también en ensaladas.

4. Hinojo. Favorece la digestión, reduce la hinchazón del abdomen y alivia los cólicos abdominales. Es diurético y favorece la eliminación de líquidos. A la hora de tomarlo, se aconseja consumir el cogollo del hinojo en las ensaladas o añadirlo a los estofados y los platos de legumbres. También te resultará útil en infusiones.

5. Cúrcuma. Esta especia nunca puede faltar en tu despensa. Es antiinflamatoria, antioxidante y anticáncer. Es aconsejable que la mezcles con pimienta negra para favorecer su absorción en el organismo. Puedes incluirla en cualquier guiso o salsa y también en tus aliños favoritos.

6. Té blanco. Es una de las infusiones que no deben faltar en un proceso depurativo, pues es uno de los tés menos procesado, lo que hace que contenga más nutrientes. Destaca por sus polifenoles y sus catequinas que ayudan a combatir los radicales libres y reducen el colesterol.

7. Té verde. Es la bebida antioxidante por excelencia, útil para adelgazar. Los flavonoides que contiene lo convierten en un anti inflamatorio natural. Otro de sus componentes, conocido por las siglas EGCG (epigallocatechin-3-gallate) ayuda a reducir la grasa del abdomen.

8. Rúcula. La fibra que contiene mejora el tránsito intestinal y su amargor favorece la digestión, pues estimula las secreciones digestivas. Es rica en retinol, tiene un gran poder reafirmante, ayuda a desintoxicar el hígado y a potenciar la actividad del páncreas, porque permite reducir los picos de azúcar en el organismo. Te encantará en las ensaladas y como guarnición de tus platos.

9. Granos integrales. Son ricos en fibra, y ayudan a controlar la respuesta de la insulina en el cuerpo. Su alto contenido en vitamina B ayuda a reducir la acción de la hormona homocistina, responsable de desencadenar varios procesos inflamatorios en el cuerpo. Tómalos sobre todo en el desayuno, pues te aportarán un extra de energía.

10. Jengibre. Tiene propiedades desintoxicantes, mejora la digestión, ayuda a disminuir los niveles de colesterol y previene resfriados. Además, posee un compuesto que se llama gingerol que actúa como antiinflamatorio natural. Favorece la pérdida de peso ya que optimiza la combustión de grasa (lipolisis) y aumenta la velocidad del metabolismo. A la hora de consumirlo, retira la piel de la raiz fresca que se compra en el mercado. Puedes rallarlo y añadirlo a batidos o zumos de frutas, vinagretas, sopas y salsas y como aderezo de pescados y carnes. También es ideal para hacer un té de jengibre.

11. Brócoli. Rico en antioxidantes como las vitaminas C, E y betacaroteno, con alto poder anticancerígeno, detoxificante y anticelulítico, también es alcalinizante, regulador del PH, antiinflamatorio y bueno para el sistema digestivo. Aprovecharás más sus propiedades si no dejas que se cueza demasiado y lo consumes algo crujiente.

12. Ajo. Tiene efecto antibacteriano, antifúngico y antiviral. Es más potente cuando se come crudo y se conserva almacenado en un ambiente seco y fresco.

13. Cilantro. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, contiene propiedades antibióticas y baja los niveles de colesterol malo en sangre. Puedes añadirlo a salsas, ensaladas y sopas o incluirlo en un zumo verde o detox.

14. Frambuesas. Rica en fibra, minerales y antioxidantes, tiene un alto contenido en agua, pocas calorías y potasio en buena cantidad. Favorece la desintoxicación del hígado y destaca por su capacidad drenante y antiinflamatoria. Son más saludables enteras, que en zumo.

Además, para eliminar las toxinas del cuerpo es aconsejable eliminar el consumo de alcohol y el café, sustituir el pan blanco y las pastas por pan integral y pastas integrales y consumir agua a menudo, aunque no tengas sensación de sed (entre 1,5 y 2 litros al día, según las características de cada persona) para ayudar al arrastre de toxinas y su eliminación por el sudor y la orina.